12 claves para dar clases online efectivas

Por Camila Baraya

Dec 01, 2020 • 20 min lectura

Mantener la atención, el interés y el deseo de llegar hasta el final. Éste es principal desafío para los educadores en el mundo online. ¿Cómo conseguirlo? Le preguntamos a dos expertos en el tema y recopilamos sus mejores consejos en este post.

Para empezar, déjame hacerte una pregunta, ¿Qué porcentaje de todos los cursos que has iniciado has llegado a concluir?, y cuando has abandonado, ¿Por qué has perdido la motivación? Hacer este ejercicio te permitirá calentar motores para el tema que nos convoca.

Todo aquel que busque ser un educador de impacto, debería conservar la esencia del aprendiz. Para esto, siempre que estés preparando una clase,  pregúntate como si fueras tú quien la va a recibir : ¿Esto me emociona? ¿Me inspira? ¿Me entretiene? Y cuando estés como oyente, registra las causas por las que pierdes la atención y el interés. Si cultivas este hábito, podrás descubrir tu propia receta para dar clases online efectivas.

Mientras vas armando tu propia fórmula, te acortaremos el camino con los mejores aprendizajes que han tenido Ricardo Melo, creador de la primera formación online en Coaching en Latinoamérica y Vero Ruiz del Vizo quien ha enseñado marketing a más de 15.000 estudiantes online.  A Ricardo, le hicimos una entrevista y en el caso de Vero, participamos del encuentro online que organizó para más de 1.000 educadores.

Índice de contenidos

¿Cómo podríamos saber que una clase online es efectiva?

Según del Vizo, una clase es efectiva cuando la persona siente, procesa la información y tiene capacidad de actuar. Para lograrlo, recomienda usar como pilar el método A.I.D.A, un principio de publicidad creado por Elias St.Elmo Lewis en 1898, que sirve para construir un mensaje que atraiga y conduzca a la acción. La sigla está compuesta de las palabras en inglés: Attention (atención), Interest (interés), Desire (deseo) y Action (acción). Llevado al contexto de la educación, del Vizo sugiere cambiar deseo por diversión.

O sea, para que tus clases sean efectivas, diséñalas pensando en estos 4 ejes. Para captar su atención puedes usar música y storytelling; para despertar interés la clave es entender la relevancia y el impacto que tiene lo que vas a hablar para tus oyentes; en el punto de la diversión, puedes utilizar juegos y humor. Y finalmente, para conseguir acción, es clave que se lleven un ejercicio práctico para incorporar lo aprendido.

En definitiva la clave es que tus estudiantes sientan con tus clases porque como lo dijo Maya Angelou, una de las voces más influyentes de la literatura contemporánea: “Las personas olvidarán lo que dijiste y lo que hiciste, pero nunca olvidarán cómo las hiciste sentir.”

Vamos entonces con las recomendaciones. Las dividimos en clases en vivo (sincrónicas) y clases grabadas (asincrónicas).

¿Deberías elegir una o la otra? No necesariamente. En la experiencia de Melo, dando clases online por 10 años, lo recomendable es hacer un “blended”, es decir combinar ambos formatos. Por ejemplo, si tu curso está pensado para ser asincrónico, puedes incluir 1 vez al mes una clase en vivo.

En el caso de Blue Ocean Academy, ellos les dan a su comunidad el beneficio de que una vez tomen un curso, puedan acceder sin costo adicional y de por vida, a todas las masterclass que ellos dan. ¿Qué hay por detrás de esto?  generar la sensación de pertenencia, o hablando en términos de la escala Maslow, entrar a satisfacer la necesidad de afiliación.

Vamos entonces con las claves 🙌

Clases pre grabadas

1. Aplica microlearning

Entrega el contenido de video en cápsulas de entre 6 a 12 minutos máximo.
Cuando consumimos contenido online el tiempo se percibe de manera MUY lenta. ¿No te ha pasado que sientes que pasara una eternidad cuando ves los comerciales de YouTube? Y eso que solo te obligan a ver unos segundos. Imagina lo que pasa después de 15 minutos de contenido grabado.
Puedes profundizar sobre este concepto en este artículo.

2. En el video de bienvenida llama la atención y despierta la motivación
  • Haz énfasis en la ruta de aprendizaje. Dónde está la persona y dónde va a estar cuando termine el curso.
  • Conecta emocionalmente con tu estudiante. ¿Cómo hacemos esto? Con historias. Cuenta tu camino para llegar al punto en que estás.
3. Diseña tus presentaciones pensando en que sean disparadores del contenido no la teoría pegada en una diapositiva

Aplica la ley del 80-20: 80% imagen, 20% texto. Registra únicamente las ideas clave, imágenes y videos que activen la memoria. Debería suceder que si la persona descarga los slides sin ver la clase, no entienda el contenido.

4. Al final de cada unidad temática incluye preguntas de múltiple selección para reforzar lo aprendido
5. Usa la herramienta del visual thinking.

Para facilitar la incorporación de los temas claves, puedes crear ilustraciones que resuman el contenido. Como este ejemplo que resume una de las unidades temáticas del curso para coachs en Blue Ocean Academy:

6. Utiliza un canal complementario de comunicación donde puedas nutrir la motivación de tus estudiantes.

Podría ser, por ejemplo, Telegram, una aplicación móvil que funciona similar a WhatsApp, pero te da muchas más posibilidades a la hora de trabajarlo como una herramienta de marketing. Entre otras facilidades, te permite hacer encuestas y que las personas se suscriban a tu canal.

¿Cómo puedes usarlo?

  • Ofrece a todos tus estudiantes que se suscriban a tu canal de Telegram
  • Pregúntales sobre qué temas les gustaría profundizar
  • Compárteles contenido actualizado en esos temas. Puede ser tuyo o de terceros
  • Envía audios sobre insights que vayas teniendo en relación a la materia que enseñas.

Cuando hagas webinars, divúlgalas en el canal

imagen explicando el equilibrio del creador de contenido: dominancia, influencia, estabilidad y cumplimiento

Clases en vivo

7. Piensa tu clase en vivo como un programa de radio en directo.

Este fue uno de los insights más interesantes que compartió Vero Ruiz del Vizo en su encuentro de educadores. Y de hecho, recomendó que hiciéramos el ejercicio de escuchar un programa de radio en vivo desde esta perspectiva, para observar cómo manejan la atención, el ritmo y la pausa.


En los programas de radio todo está planeado. En el guión están descritos todos los componentes de la comunicación: las palabras del locutor, la música, las pausas, los invitados, la participación del público etc. Así, podrías estructurar tu clase pensando no solo en lo que vas a decir sino cómo lo vas a hacer, en qué tiempos y con qué acompañamientos ( música, videos, imágenes etc.)

8. Aprende a manejar los baches

Los baches son esos vacíos que suceden cuando no sabes que decir o sucede algo inesperado que te hace perder el hilo. A todos nos pasa y seguirá pasando.

El desafío con las clases en vivo es que esos baches, pueden parecer fallas técnicas y provocar pérdida de la atención. Lo que recomienda del Vizo es narrar lo que esté sucediendo e interactuar con el público.

Un ejemplo del clásico bache es el inicio de una clase en vivo, mientras se conectan todas las personas. En este espacio puedes empezar a narrar la situación: desde donde estás transmitiendo, la hora local, el clima o lo que estás observando de quienes están con cámara encendida. Por ejemplo: Luisa, qué buen escenario tienes… y Santiago está listo para empezar a tomar notas… etc.

9. Haz pausas cada cierto tiempo

El tiempo ideal para hacer un break depende de la edad de tus oyentes. Entre más chicos, será más desafiante mantener la atención. En este caso, tomaremos como referencia a un público mixto de jóvenes y adultos. Lo recomendable es hacer un break cada 15 minutos.

Ricardo Melo recomienda que en cada pausa, estés atento a los siguientes indicadores : que la gente haya anotado algo, que hayan preguntado o que les brillen los ojos. Si alguna de estas no ocurrió durante este tiempo, no sigas. Pregunta: ¿cómo van?, pídele a algún estudiante que refuerce algún concepto, haz una pregunta abierta y pide que respondan en el chat.

Y antes de continuar, refuerza la idea más potente que hayas desarrollado en ese lapso. La misión que tienes como instructor cuando haces una clase en vivo es pasar esa magia que no sucede cuando hay un video grabado. Y esa magia resulta del intercambio. Aléjate del monólogo. Puedes hacerlo de distintas formas:

  • La primera es que vayas leyendo en voz alta el chat, para que las personas se sientan incluidas.‍
  • La segunda es que pidas a alguien contar su experiencia relacionada al tema del que estés hablando y le hagas el paso a cámara. Un tip es que elijas solo a personas que tengan la cámara abierta porque así mantienes la atención de tu público. Y ojo, no sueltes el micrófono.‍
  • Tú conduces la participación. Sino, puede suceder que la persona, al no tener conciencia del tiempo, se expanda de más y empiece a bajar la energía de la clase.
  • Otra forma es hacer juegos. Por ejemplo, puedes abrir debate preguntando para que respondan en el chat: a favor o en contra de algún tema. Apóyate en herramientas online como Kahoot, popular en el mundo e-learning.‍
  • Por último, cierra la clase con la participación de los estudiantes. Pregúntales, por ejemplo, cómo se están sintiendo o qué es lo más valioso que se llevan.
10. Crea dinámicas para que se conozcan entre los participantes

¿Qué es lo que más te gustaba de ir al colegio o la universidad? Podría adivinar que ver a tus amigos, ¿cierto? Esto es lo que más extrañamos cuando aprendemos en línea. Ser parte de una tribu.

Por eso, si quieres que tus cursos sean inolvidables, deberías poner atención aquí. ¿Qué herramientas tienes para hacerlo?

En Zoom, por ejemplo, puedes separar a las personas que están en sala en grupos pequeños. Esto es lo más cercano a la experiencia de clase presencial de trabajo en grupo. Puedes leer este artículo para aprender cómo activar esta funcionalidad.

Así, puedes crear un espacio en la mitad de la clase, de unos 15 minutos, para que compartan entre ellos. Ejemplo: reunir en grupos de 3 personas y compartir cuál está siendo el desafío más grande de cada uno y qué necesitan para superarlo.

Es importante, que si vas a hacer uso de esta herramienta, la pruebes antes y cuando vas a activarla, les expliques a los estudiantes cómo funciona para que no se pierdan.

Otra idea es que a medida que vayan entrando digan el lugar donde están y pongan una red social para conectarse entre ellos.

11. Incentiva que tengan prendidas las cámaras

Así podrás leer mejor el ambiente de la clase. ¿Cómo hacerlo? Antes de la clase, invítalos a que enciendan sus cámaras para poderse conocer mejor. Y puedes reforzar que una de las condiciones para hablar en el encuentro es tener cámara prendida.
Para lo que no tengan cámara, cada cierto tiempo puedes revisar que estén ahí, nombrándolos y haciéndoles preguntas para que respondan por chat.


12. Por último, ¡Busca sorprender!

Prepara algo que las personas no se esperen. Una idea que compartía Melo es dar un regalo a los que se quedan hasta el final. Por ejemplo: un material complementario de estudio, un bono etc.

Después de la clase envía contenidos complementarios a la clase en vivo por correo o por Telegram: la presentación, una ilustración de resumen, videos complementarios, recomendaciones de películas. Etc.

Aquí terminan las recomendaciones. Ahora te queda a ti, ¡procesar la información y empezar a actuar!. Y acuérdate de este consejo esencial: enseña como te gustaría aprender.

un gif con un señor mayor asintiendo y diciendo wow, wow, wow

¡Gracias por leer hasta el final!  Y Comparte si sabes que alguien le puede servir 😄

Te dejamos los dos recursos complementarios al artículo:

  • Entrevista a Ricardo Melo, fundador de Blue Ocean Academy.
  • Encuentro grabado: Herramientas para educadores por Vero Ruiz del Vizo.

Preguntas frecuentes

¿Qué esperas para automatizar la venta de tus productos digitales?

Empezar gratis